XXXII Seminario Anual de Investigación CIES

¿Cómo superar los retos del Bicentenario hacia el desarrollo sostenible?

Cooperativas fueron fundamentales para los productores de Huancayo durante primeros meses de pandemia

Gabriela Rengifo y Fiorella Loli, investigadoras del Centro Peruano de Estudios Sociales (CEPES), exploraron el funcionamiento del sistema alimentario de la ciudad de Huancayo, durante el contexto de la pandemia del Covid-19, donde recogieron las experiencias de los productores agrícolas y sus respuestas frente a la crisis.

La pandemia afectó a los productores agrícolas y el funcionamiento habitual del sistema alimentario, en primer lugar, porque la disminución de ingresos tuvo consecuencias en la demanda y acceso a alimentos y, en segundo lugar, porque la reducción de la venta de alimentos podría haber afectado la capacidad de inversión de la agricultura familiar y con eso comprometer la disponibilidad de alimentos en el futuro. Por ello, las autoras, ganadoras del Concurso Anual de Investigación del CIES, mapearon mercados y ferias en Huancayo para realizar un seguimiento “hacia atrás” de los actores involucrados en el sistema alimentario, y explorar sus estrategias para hacerle frente a la pandemia. En su muestra, recogieron experiencias de productores que se articulan a centros de abastos mayoristas con un corte convencional, productores agroecológicos que se articulan a ferias especializadas y que tienen alguna afiliación a asociaciones o cooperativas, y productores agroecológicos que se articulan al programa Qali Warma.

Las medidas tomadas y las tareas pendientes

Así, Rengifo y Loli analizaron las estrategias de las agricultoras y agricultores familiares frente al shock de la crisis sanitaria del Covid-19 en el sistema alimentario del Valle del Mantaro. Encontraron que las medidas tomadas por las instituciones fueron relacionadas a la habilitación de los puntos de distribución de alimentos (centros de abasto, mercados, ferias), lo cual ha significado un recurso importante a los productores. Sin embargo, el Estado tuvo menos presencia en las estrategias orientadas a la recuperación después del shock ocasionado por la pandemia. 

La Dirección Regional Agraria, las municipalidades distritales, la municipalidad distrital de Huancayo y el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego desplegaron estrategias tales como la habilitación de mercados itinerantes, nuevos puntos de venta y ferias, la coordinación de los Comités de Autorregulación Sanitaria en los centros de abasto para acondicionarlos de modo que cumplan los protocolos sanitarios y prepararon estrategias para enfrentar shocks climáticos como las sequías. Ello como respuesta a las restricciones a la movilidad que impedían a los productores llegar a los puntos de venta, a la pérdida de volúmenes importantes de alimentos en chacra que redujeron los ingresos, y la disminución de los compradores. 

Además, identificaron tres principales circuitos o flujos de comercio de los productos agrícolas, que ellas denominan el “convencional”, el “agroecológico” y el de “integración con Qaliwarma”. En el primero, el productor se articula a otro o a un comerciante mayorista, quienes le ayudan a llegar a mercados de la costa o a otros consumidores finales. En estos casos, los precios están en función de Lima, principalmente. El circuito agroecológico, por su parte, produce a menor escala, usa abonos orgánicos y, en este, el rol de las cooperativas es muy importante, ya que se encargaron de conseguir y acondicionar espacios para facilitar el acopio local, así como del transporte. Asimismo, las cooperativas se articularon con empresas, negociaron precios y cantidades y facilitaron el contacto para la participación en ferias especializadas. 

Por último, la ruta articulada al programa Qaliwarma ya no entregaba el alimento a las escuelas, sino directamente a las familias. Este proceso también estuvo mediado por las cooperativas y asociaciones, en el caso especial de los productores de papa nativa. Este circuito fue el menos afectado por la reducción de volúmenes demandados.

Como pendientes, las autoras recomiendan mayor apoyo institucional por parte de Minagri y Produce para la articulación de los productores de Huancayo a nuevos espacios, con apoyo logístico, soporte técnico y difusión. Además, expresan que es necesario incorporar mejoras en salubridad e infraestructura en los centros de abasto y crear ambientes más inocuos, regular la variación de precios en el circuito convencional y el fomento del uso de créditos institucionales, así como simplificar su acceso, entre otros.

Vea la presentación de este estudio en el marco del Seminario Anual de Investigación CIES, aquí: Video Mesa de Investigación: Impactos del Covid-19 en el Perú – XXXII Seminario Anual de Investigación CIES

Platinum
southern1
bustamante1
Oro
bid2
banco-mundial3
elcomercio-log
fondo-fiduciario2
gestion-log
minan-alemania2
pnud3
rpp-log
usaid2
prensa@cies.org.pe | prensa2@cies.org.pe | +51 981 206 621